Martes 02 de Setiembre de 2014
 
 
Resumen de la Publicación:
Publicado: Sabado, 01 de Marzo del 2008
Categoría de la publicación:  Novedades Impositivas
Versión para Imprimir.
Enviar a un amigo.
:: PUBLICACIONES EN LA MISMA CATEGORIA ::
# SERVICIOS PUBLICOS
# CIRCULAR NRO. 123
# CIRCULAR NRO.122
# AFIP DISPOSICION NRO.419/2013
# CIRCULAR NRO.120
# REGIMEN DE FACILIDADES DE PAGO - AFIP
# INGRESO DE PERCEPCIONES - ATER
:: ESTILOS :: :: :: ::
 Versión para Imprimir.
 Enviar a un amigo.
01-03-2008 :: IVA: Alícuota Agropecuario ::
La AFIP opinó...

 

Dictamen Asesoria Técnica 29/2007. IVA. Alícuota. Agropecuario. Asesoramiento. Reducción. Alcance

DAT 29/2007. La AFIP opinó que determinados servicios de ingeniería y asesoramiento técnico a productores agropecuarios, no se tratan de "labores culturales" estando gravado, en consecuencia, a la alícuota general del IVA...

Dictamen Nº 29/2007

Dirección de Asesoría Técnica (DAT)

24 de Mayo de 2007

 

ASUNTO

IMPUESTO AL VALOR AGREGADO - ALICUOTA REDUCIDA. LABORES CULTURALES. SERVICIOS DE INGENIERIA Y ASESORAMIENTO TECNICO. MARCELO...

 

 TEMA

IVA. ALÍCUOTA. REDUCCION DE ALICUOTA

 

SUMARIO

Se analizó la aplicación de la alícuota reducida en el Impuesto al Valor Agregado dispuesta por el apartado 1. del inciso b) del cuarto párrafo del artículo 28 de la ley del gravamen, respecto de los servicios de ingeniería y asesoramiento técnico que presta la consultante a los productores agropecuarios consistente en un “análisis de humedad y fertilidad del suelo”, concluyéndose que dicha prestación se encuentra gravada a la alícuota general del impuesto por cuanto no se trata, con el alcance que cabe otorgarle a la norma de una “labor cultural”.

 

TEXTO

I- El contribuyente del asunto se dirige a esta Administración Federal a fines de consultar, en los términos de la Resolución General N° 1.948, qué alícuota corresponde aplicar en el Impuesto al Valor Agregado a los servicios de ingeniería y asesoramiento técnico que efectúa.

Al respecto informa que su actividad consiste en realizar análisis de humedad y de fertilidad del suelo para lo cual toma muestras del terreno para determinar la cantidad de agua y nutrientes que contiene, a efectos de recomendar a los productores agropecuarios la fecha de siembra y la necesidad o no de aplicar fertilizantes.

Considera que conforme lo dispuesto por el artículo 28, inciso b) de la ley del gravamen su actividad resultaría gravada a la alícuota del 10,5% dado que la misma tiene una consecuencia directa con el fruto que se desea obtener, ya que se trata de un factor fundamental para la toma de decisión de siembra.

 

Sobre el particular y refiriéndose al punto 1 del citado inciso b) -labores culturales (preparación, roturación, etc., del suelo- señala que al contener dicho punto el término ““etc.”, indicaría un concepto amplio...” en el que encuadraría su actividad.

 

II- El cuarto párrafo del artículo 28 de la Ley de Impuesto al Valor Agregado establece la aplicación de una alícuota equivalente al cincuenta por ciento de la tasa general para las ventas, las locaciones del inciso d) del artículo 3° y las importaciones definitivas, de ciertos bienes, enumerando en los apartados 1., 3., y 5. del inciso a) a determinados productos primarios.

Asimismo el inciso b) dispone que dicho beneficio comprende también a las obras, locaciones y prestaciones de servicios vinculadas a la obtención, entre otros, de los bienes comprendidos en el mencionado punto 5, “granos -cereales y oleaginosos, excluido arroz- y legumbres secas -porotos, arvejas y lentejas-”, enumerando a:

 

1. Labores culturales (preparación, roturación, etc. del suelo)

2. Siembra y/o plantación

3. Aplicación de agroquímicos

4. Aplicación de fertilizantes

5. Cosecha

 

Al respecto, cabe destacar que la reducción de alícuota opera respecto de las prestaciones y locaciones destinadas a la obtención de los mencionados productos primarios, acotadas a la enumeración taxativa que realiza la propia norma, es decir a los servicios consignados en los puntos 1. a 5. precedentemente reseñados.

 

En relación al tema, fueron consultados diversos artículos referidos a maquinarias agrícolas, tipos de labranza y de siembra que describen que el ciclo de producción agrícola comienza con la preparación del suelo para el cultivo, que se realiza empleando generalmente un arado que penetra en el suelo, voltea la tierra, arranca las malezas, remueve y afloja las capas superficiales del suelo y deja un lecho con la humedad suficiente para la germinación de las semillas. Posteriormente se comienza con la preparación de la cama de siembra con la finalidad de que la tierra quede bien molida y con una buena humedad. Una vez que la tierra ya está preparada para ser sembrada se efectúa la fumigación y luego junto con la siembra el fertilizado, el inoculado de la semilla y la posterior cosecha.

 

No obstante, resulta claro que la norma enumera taxativamente qué labores agrícolas están comprendidas en el beneficio, diferenciando en el punto 1., a aquellas que denomina específicamente “labores culturales”, de las que menciona en los apartados 2. a 5.: sembrado, aplicación de agroquímicos y fertilizantes y cosecha.

A efectos de aclarar el alcance de los trabajos comprendidos en el beneficio de reducción de alícuota, cabe citar la obra “La Actividad Agropecuaria Aspectos Impositivos, Comerciales y Laborales”, de Osvaldo Balán, Editorial La Ley SAEI, 2004, en la cual en el Capítulo referido a “Valuación de Existencias en los Establecimientos Agrícolas”, páginas 108/109; se expresa que las labores o tareas agrícolas comprenden tanto los trabajos culturales, los de siembra, fertilización y fumigación, y los de recolección o trilla.

 

Agrega que los trabajos culturales son los de laboreo del terreno, necesarios para preparar la tierra para sembrar un cultivo y para modificar propiedades del suelo, con el objetivo de:

 

- Permitir la acumulación de humedad y la aireación del suelo.

- Preparación de la cama de siembra.

- Control de malezas.

- Destrucción de impedancias superficiales

 

En virtud de lo expuesto, se entiende que las “labores culturales” a que alude el mencionado apartado 1. estarían acotadas a aquellos trabajos efectuados en el suelo para la preparación de la cama de la siembra (tierra molida y con un grado de humedad adecuada) para la plantación por lo que además de las prestaciones mencionadas a título enunciativo -preparación, roturación del suelo- estarían comprendidas entre otras, las siguientes tareas culturales: arar, rastrear, voltear, desmalezar, descostrar, moler, refinar, etc..

 

Ello por cuanto las tareas agrícolas reseñadas precedentemente que consisten en labrar la tierra abriendo surcos, controlar las malezas antes de la plantación -enterrándolas para evitar su germinación-, romper los terrones para que la semilla quede totalmente envuelta por tierra húmeda, emplear el rolo y el vibrocultivador a efectos de darle una textura más fina y refinada al suelo; modifican la estructura del suelo venciendo las resistencias naturales de los elementos que lo componen.

En este orden puede apreciarse que “el análisis del suelo” no es una tarea que se realice sobre el suelo mismo de manera que modifique su estructura para prepararlo para la siembra de la semilla, sino un método de diagnóstico para conocer su estado (porcentaje de materia orgánica, rastrojo del cultivo anterior, grado de humedad, etc.) y de cuya evaluación dependerá la intensidad de las tareas o labranzas a realizar en el suelo como el resultado final del ciclo agrícola.

Asimismo, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos, mediante correo electrónico de fecha 15/03/07, señaló que los estudios del suelo “...son un insumo necesario para realizar una fertilización adecuada...”, por lo cual el análisis de fertilidad en función del cual se recomienda la fertilización o no del campo resultará gravada al 21%, por cuanto la ley contempla, en relación a los fertilizantes, la reducción de alícuota respecto de su aplicación y de las ventas, locaciones del inciso c) del artículo 3° y las importaciones definitivas.

 

En función de lo expuesto cabe concluir que la actividad sobre la que se consulta no resulta comprendida en el beneficio por cuanto no se trata, con el alcance que le otorga la norma, de una “labor cultural” que implique un manejo del suelo sino de la obtención de determinados indicadores -disponibilidad de humedad y nutrientes- cuya evaluación constituye una herramienta para la toma de decisión acerca del momento óptimo para la siembra y la aplicación o no de fertilizantes.

 Versión para Imprimir  ::  Enviar a un amigo
 
 
Consultora Marturet & Asociados :: Telefax: (0345) 422-0129 :: Coldaroli 345 - C.P.(E3200ERG) :: Concordia - E.R. - Argentina